“Patria o muerte venceremos”

Escribe: Anamary Ramos

Hoy, 24  de abril del año 2012, celebramos el 47vo. Aniversario del hecho más sangriento, patriótico y apasionante que ha marcado la historia dominicana, la Revolución de Abril del 65’.

Esta gesta comienza el 24 de abril hasta el 3 de septiembre de 1965, luego de que un grupo de hombres con la bragueta bien puesta asesinara en el 1961 al dictador  Rafael L. Trujillo, y que en el 1963 se interrumpiera el noble intento por el cambio pacífico y democrático de nuestra patria, que el Presidente Bosch soñaba… todo fue truncado gracias al azaroso látigo de los monstruos del norte.

Las luchas por la libertad política se pusieron en marcha, surgiendo en el país un clima sombrío y de muerte, firmado con sangre de los jóvenes luchadores y revolucionarios de la época, quienes proclamaban por la reimplantación de la Constitución del 63.

En su mayoría, los impulsores de esta lucha por la libertad en contra del imperialismo yanqui fueron: escritores, poetas, artistas e intelectuales, que acudieron al grito desesperado de su pueblo, luego el mismo pueblo sediento de aires de libertad se unió a la lucha. Sigue leyendo

Escribe: Walin González

Mi país: atracos, robos,  riqueza mal habida, la sensación de inseguridad y desprotección que predomina. Somos muchos los que formamos parte de esa   lucha día a día por sobrevivir.

Mi país: Desempleo,  ¿Educación? “se resisten a invertir más en ella porque prefieren acumular riqueza en vez de redistribuirla para elevar las capacidades humanas”, criminalidad, corrupción, delincuencia callejera, narcotráfico o micro-tráfico, en común tienen la ilegalidad en la acción del hecho.

Mi país: Irrespeto a la libertad de expresión, gobernar es sinónimo de robar, donde funcionarios buenos y malos, honestos y corruptos, son todo lo mismo porque no hay manera de distinguir entre unos y otros.

Mi país: El trabajo digno y honesto no es bien remunerado, más pobres, más explotados, donde quienes nos gobiernan no ofrecen oportunidades, no importa si gobernaron ayer, si gobiernan hoy o si gobernarán mañana.

Estamos en campaña y no porque “hay almas que salvar”, estamos en campaña política, donde se elige el que “dirige”,  quien ocupa el puesto más importante de una “colectividad”  y la representa.

A todo esto la idea que tenemos o lo que debería ser es que los candidatos presenten propuestas que sean para el avance del conjunto de individuos que representa, que resuelvan los problemas, por lo menos lo básico.

Que los políticos no ofrezcan nada, no es cosa que debe sorprendernos, porque es la constante, pero ¿será la sociedad cómplice en todo esto? cuando por costumbre o por el “esto no va a cambiar” no hacemos nada, y nos quedamos sentados de brazos cruzados viendo como pasa el tiempo, observando como se nos abusa cada día más. ¿ A dónde iremos a parar? … los candidatos sólo les interesa  “desenmascarar”,  quien es más corrupto,  apoyar  su campaña  en el descrédito, insultos y la mala fama, TODOS CONTRA TODOS.

¿Y nosotros?, ¿Dónde queda la acepción de LIDER?, ¿Quién nos dirige? ¿A quien carajo le importamos? Ehh ¿A QUIEN??… Señores conciencia… las cosas cambian desde el primer momento que nosotros mismos decidimos cambiar!!

foto: Fuente externa*

Letargo de una quimera

Escribe: Anamary Ramos

*Fotos: fuente externa

Despertar puede resultar inútil, cuando el soñar se convierte en otra vida, quizás una vida mejor, o en un camino el cual no queremos abandonar y preferimos continuar nuestro viaje, sin tiempo.

Los sueños nos permiten viajar a lugares recónditos y de fantasía, donde nosotros somos los autores, libres de plagio, libres de censura, donde miramos la libertad a los ojos, es allí donde solo podemos conocerla… en nuestros sueños.

¿Será una utopía esa dama onírica llamada libertad? Diosa de soñadores, deseada amante de esclavos,  cortesana sin dueño. Guía de luchadores, que no temen morir en su nombre.

Despertar es preciso y necesario para enfrentarnos al monstruo de nuestra realidad, sin olvidar nuestros sueños, ni aquella dama de sangre tan codiciada, a veces improbable de conquistar.

“Si lo puedes soñar, lo puedes lograr”, dijo Walt Disney, así que despertemos de este letargo al que estamos acomodados y luchemos por nuestra libertad más allá de los sueños.

“No es libre el que se ríe de sus cadenas”. Lessing.

EN LA CIUDAD

Escribe: Walin González

Según ella  las mujeres son presas- aunque se afanen en negarlo- del AMOR, de un gran amor que las marca.  Ese es el caso de mi amiga, sólo que a diferencia de otras, recordarlo con un sentido de ETERNIDAD y gratitud, es el motivo de su poesía.

Así es, quien el nombre de su amado es tan sonoro que sólo mencionarle la llena de sentidos y contrasentidos. Piensa que se hace necesario contar estas cosas, porque cada historia  entre nosotros es presentida y compartida. Su historia ocurrió entre la noche y el sur. Ahora desempolva los recuerdos guardados en su memoria cuando  amaba su presencia tanto como ahora.

En la ciudad, donde  los árboles son como noche y el ruido del viento es un huerto de encajes. Cuando la naturaleza es inocencia y espacio para vivir, escribe de pie sobre la arena que trae la memoria.

La ciudad!  Hacia el SUR,  donde ella buscó el sujeto deseado, después de ese día largas horas, necesidad de ser, silencio, oscuridad, búsquedas, definiciones,  gestos que el amor levanta en la nostalgia de la luz.

En la ciudad  se vuelve hacia los días, convoca un mar de miradas.  Con las manos en los bolsillos  escala montañas de tobillos desnudos.  Parece que anduviera por sus calles con fragmentos de la  noche para habitar el mundo con sorpresas, una silueta en el espacio donde se juega bulliciosamente en las ventanas, la tempestad inmóvil de la hora, el rostro inmenso de la sonrisa azul, el aire…

Frente a los bancos del parque le sorprenden tantas cosas. Cada circunstancia que asalta y acosa es una situación de espera, un acontecer habitual (inevitable) de donde DESCUBRE EL AIRE para ceder al tiempo lo hablado, lo visible y lo buscado, quien dejó de respirar y partió…se fue su alma pero sigue allí .

foto : fuente externa*

SONREIR…COMO ANTES

Escribe: Walin González

No es un@, ni dos de mis amig@s que me ha dicho: -me  vi en esa historia, me sentí identificad@ o peor aún: -Es la última vez que te cuento algo y luego lo haces historia…oiste walinnnn?! ,  Y es que me gusta contar historias…de unas soy dueño,  de otras no tanto.

Les cuento que en esa época de la historia que les voy a contar  yo no tenía muy claro qué era la felicidad. Por eso asumí  que Rocio estaba feliz el día en que, con apenas  veinte años, contrajo frente a otro el compromiso de “AMARSE, RESPETARSE Y ACOMPAÑARSE, tanto en la salud como en la enfermedad”.

Ella era, sin duda, una de mis mejores amigas y por eso estuve presente el día de su BODA. Por eso me quedé hasta el final, y por eso juntos disfrutamos como niños aquel evento  que (aunque se dio cuenta más tarde) constituyó, definitivamente, su DEBUT EN EL MUNDO DE LOS ADULTOS.

Durante mucho tiempo ella creyó que era feliz, y talvez lo fue, de alguna manera. Se adaptó a levantarse más temprano, porque, según su compañero, era de:

“HOLGAZANES”  recibir el sol entre las sabanas;

Aprendió a comprar lo necesario, porque era de  “CONSUMISTAS”, realizar compras irreflexivas y triviales.

Sacó de su dieta el arroz, las pastas y el aceite, porque era de “GOLOSOS” comer por complacer el paladar, cuando las yerbas. Legumbres y productos integrales aportaban al organismo todos los nutrientes necesarios.

Él, HIPERACTIVO, AUSTERO Y ORTORÉXICO, la ayudó  a modificar sus hábitos de:

  • DESCANSO
  • CONSUMO y
  • ALIMENTACIÓN.

La convirtió en un ser diferente, que incluso reía menos, porque según él, la risa frecuente era inequívoca señal de inmadurez.  Desde aquel día en que celebramos su incursión a una nueva vida, han pasado… bueno, han pasaoo ummmm, bueno muchos años.

Ahora recuerdo, que no se porqué, nunca le dije “FELICIDADES!”. Hace unos días  nos encontramos por ahí y, con envidiable serenidad me dijo: “ME DIVORCIÉ”.

Al principio no supe que decir, pero la abracé fuerte y del fondo de mi alma me salió un FELICIDADES!! , que creo lo ADEUDABA DESDE EL DÍA DE SU BODA. Cuando  se alejó me quedé mirándola y noté  que había ganado unas “favorecedoras” libritas, que lucía   más descansada y que estaba estrenando unos jeans. Lo que más me gustó es que volví a VERLA SONREIR como ANTES!!

foto: fuente externa*

Justicia por Daniel y por tod@s

Escribe: Anamary Ramos

Daniel Zamudio era un chico chileno, solo tenía 24 años de edad, joven, con ganas de vivir, triunfar y cumplir sus sueños. Era un joven como cualquier otro, una persona con virtudes y defectos, solo era un ser humano, un ser humano con una preferencia sexual distinta a la impuesta por la sociedad, y por el “mandato divino”.

Daniel fue víctima del rechazo, burlas, maltratos, consecuencia de la aversión de unos… jóvenes (porque no les puedo decir hijos de puta) que tan solo por el hecho de ser homosexual,  abusaron brutal y cobardemente en su contra.

El hecho se produjo el viernes 2 de marzo, su último paradero fue una disco gay, antes de aparecer despiadadamente golpeado en un parque, donde fue encontrado con graves heridas en su cráneo y su cuerpo: parte de su oreja había sido cortada, sus piernas estaban quebradas y tenía cortes en su estómago que semejaban una esvástica, así como diversas quemaduras realizadas con cigarrillos fueron encontradas en varias partes de su cuerpo.

Durante casi un mes de agonía, Daniel murió el pasado 27 de marzo, solo por no seguir la regla de lo “normal”, por ser etiquetado de homosexual.

El caso de Daniel no es solo en Chile, en todos los rincones del mundo tener una orientación sexual distinta a la “mayoría” es considerado como aberrante y bochornoso, como una anomalía, un pecado, una enfermedad que debe ser curada.

Este rechazo social provoca altos índices de suicidios en jóvenes, adultos e incluso niños que no soportan la presión social al demostrar quienes son en realidad; en algunos países incluso existe la pena de muerte a personas homosexuales (existen más de 70 países cuyas legislaciones contemplan penas por la homosexualidad).

Daniel fue una víctima más de la discriminación de un mundo que se jacta de hablar de Derechos Humanos e igualdad. Seamos nosotros parte del cambio, seamos tolerantes, no todos somos iguales, pero sí tenemos los mismos derechos.

No existen las etiquetas, todos somos humanos, merecemos respeto y libertad.

El arcoíris para que sea hermoso debe de ser diverso.

Descansa en paz Daniel.

*Fotos: fuente externa

El poder de la palabra

Escribe: Walin González

Cuando escuchamos la palabra “periodismo” debería  llegar a nuestras mentes conceptos como: Información, educación y entretenimiento,  todo esto bajo la bandera de la libertad de expresión: la innegociable, derecho fundamental o un derecho humano, aquella que fortalece la “democracia de un país”.

Dicho esto los periodistas tenemos un gran compromiso con la sociedad,  informar de manera ética, veraz y responsable…sin autocensura, pero no se puede informar sino se está informado, dar palos a ciegas , buscar unas cuantas palabras para embellecer la ineptitud,  incompetencia, desacierto, la equivocación,  es una muestra de que estamos ante un peligro inminente. Un peligro, porque la fuerza de la palabra es infinita y no saber como usarla es nocivo.

Si bien es cierto que escuchar un discurso político en nuestro  país, se torna un tanto vergonzoso,  no es menos cierto que escuchar a un comentarista esbozar una opinión totalmente impresionista y venderse como analista  político resulta aun peor… ¿Quién les da la licencia para en nombre del periodismo hacer tantos disparates? , ¿Hasta donde llegaremos? O ¿hasta cuando?

No es lo mismo libertad de expresión que libertinaje, no podemos exigir que se nos respete y cuide, cuando al informar no transmitimos respetos  sino más bien  desconfianza, miedo, temor, escepticismo y lo peor INCREDULIDAD como voceros del pueblo, de aquellos que no tienen voz.

Estas líneas las  escribo hoy con el firme convencimiento de  que  el poder de la palabra no debe tenerlo cualquiera, señores lo que  se es capaz de hacer  cuando no somos  racionales,  llegamos al disparate, a la locura, al absurdo, insensatez  y al desvarío…Seamos periodistas con compromiso…EDUQUEMOS!! Haz lo tuyo!!!

Foto fuente externa*