Justicia por Daniel y por tod@s

Escribe: Anamary Ramos

Daniel Zamudio era un chico chileno, solo tenía 24 años de edad, joven, con ganas de vivir, triunfar y cumplir sus sueños. Era un joven como cualquier otro, una persona con virtudes y defectos, solo era un ser humano, un ser humano con una preferencia sexual distinta a la impuesta por la sociedad, y por el “mandato divino”.

Daniel fue víctima del rechazo, burlas, maltratos, consecuencia de la aversión de unos… jóvenes (porque no les puedo decir hijos de puta) que tan solo por el hecho de ser homosexual,  abusaron brutal y cobardemente en su contra.

El hecho se produjo el viernes 2 de marzo, su último paradero fue una disco gay, antes de aparecer despiadadamente golpeado en un parque, donde fue encontrado con graves heridas en su cráneo y su cuerpo: parte de su oreja había sido cortada, sus piernas estaban quebradas y tenía cortes en su estómago que semejaban una esvástica, así como diversas quemaduras realizadas con cigarrillos fueron encontradas en varias partes de su cuerpo.

Durante casi un mes de agonía, Daniel murió el pasado 27 de marzo, solo por no seguir la regla de lo “normal”, por ser etiquetado de homosexual.

El caso de Daniel no es solo en Chile, en todos los rincones del mundo tener una orientación sexual distinta a la “mayoría” es considerado como aberrante y bochornoso, como una anomalía, un pecado, una enfermedad que debe ser curada.

Este rechazo social provoca altos índices de suicidios en jóvenes, adultos e incluso niños que no soportan la presión social al demostrar quienes son en realidad; en algunos países incluso existe la pena de muerte a personas homosexuales (existen más de 70 países cuyas legislaciones contemplan penas por la homosexualidad).

Daniel fue una víctima más de la discriminación de un mundo que se jacta de hablar de Derechos Humanos e igualdad. Seamos nosotros parte del cambio, seamos tolerantes, no todos somos iguales, pero sí tenemos los mismos derechos.

No existen las etiquetas, todos somos humanos, merecemos respeto y libertad.

El arcoíris para que sea hermoso debe de ser diverso.

Descansa en paz Daniel.

*Fotos: fuente externa

Anuncios

2 pensamientos en “Justicia por Daniel y por tod@s

  1. Las personas no deben tener temor de ir al infierno cuando se mueren. Hay un infierno verdadero en la tierra con cómo humanos actúan y tratan uno al otro. Cómo sea que cuando humanos vivían en condiciones primitivas, con ninguna formación académica, viviendo de la tierra en estado físico difíciles, cómo es que logramos trabajar juntos para la supervivencia. Ahora, somos educados según cabe suponer, somos evolucionados según cabe suponer todavía matamos uno al otro y no somos para necesidades. ¿Hemos Evolucionado realmente nosotros en todo? Gracias Anamary para compartir la historia de Daniel no nosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s